martes, 1 de diciembre de 2009

Nuestra amistad no depende de cosas como el espacio y el tiempo

En un corazon grande caben muchos amores, no necesariamente en orden de importancia, simplemente distintos. Amar es facil, lo dificil es encontrar el tiempo para dedicarse a todos ellos con la importancia que tienen realmente para uno.

Entonces uno se amolda a las circunstancias, a las necesidades o urgencias de ese momento en la vida en particular, y ejecuta con la mejor de las volutades.
Cuando se quiere de verdad, cuando se quiere bien, siempre todo es hecho con buena voluntad... Cuando uno es feliz, el corazon se enciende y todas las llamas arden aun mas fuerte. Las que se apagan, solo por que no son el centro de atencion en ese momento, esas son las que solo estaban alli para "ser" en lugar de "estar".

Claro está, que cuando uno elige priorizar momentaneamente uno de estos amores para hacer de él una llama fuerte el dia de mañana, sabe, o cree saber, que el resto de sus llamas ya son lo suficientemente fuertes e incondicionales, como para no apagarse al primer cambio de vientos...

De todas formas, no tengas la menor duda de que cuando sienta apagarse alguna, me dare vuelta para echarle leña otra vez; pero si estoy y estas seguro de lo que siento, y sabes y sé que siempre voy a estar, cualquier otro reclamo es un mero acto de egoismo, celos, posesividad...
Y si los años que nos llevo afianzar esos sentimientos, los pueden apagar unas cuentas semanas.. entonces no era ni tan incondicional ni tan fuerte como creia, y si asi fuese, lamento haberle dado el lugar que le di en mi corazon.




La amistad de corazón no necesita presencia física.

3 comentarios:

  1. Asi es amiga...la amistad no necesita de presencia fisica...trasciende...va mucho mas alla!

    ResponderEliminar
  2. Aah
    Qué chido
    Y concuerdo con usté : )
    Y me agrada la analogía amor/fuego
    Lo maneja bastante bien


    Saludos !

    ResponderEliminar
  3. Exacto!!!, no importa la distancia, la verdadera amistad resurge como nueva, al volver a hablar con aquella persona, aunque hubieran pasado años desde la última vez.

    ResponderEliminar